Bajo conocimiento sobre economía circular arroja sondeo de percepción en América Latina y el Caribe

Encuesta impulsada por el programa Ekla de la Fundación Konrad Adenauer durante el mes de noviembre del año recién pasado dio a conocer sus resultados preliminares.

Si bien en los últimos años el concepto de economía circular ha sido incorporado a la vida cotidiana y en las conversaciones habituales tanto en el ámbito público como privado, uno de los primeros estudios aplicados en la región sobre percepción en esta materia arrojó que el 62% considera que se conoce poco o muy poco del tema y que principalmente hay una aproximación teórica.

La encuesta -que durante el mes de noviembre convocó a todas aquellas personas mayores de 18 años con algún conocimiento en materias de economía circular, producción más limpia y otros aspectos relativos a desarrollo sostenible- fue pensada como un insumo para abrir el debate y alumbrar la toma de decisiones en este sentido.

Según explicó Nicole Stopfer, directora de EKLA, “el objetivo general de este instrumento es averiguar la percepción de gerentes empresariales, emprendedores, directivos públicos, políticos y actores de la sociedad civil respecto de los avances, oportunidades y barreras que presenta la región para transitar hacia un modelo de desarrollo sostenible basado en la economía circular. Por lo tanto, mediante esta encuesta, mediante esta radiografía, podemos ver cómo la región de verdad percibe el concepto y cómo los avances que ha habido se pueden dar a conocer mejor”.

Uno de los resultados más relevantes es la negativa percepción general del

 

conocimiento por sectores. El 38,9% estima que el manejo en el sector gobierno es bajo y el 16,6% muy bajo. En el caso de las empresas, 56,4% de los encuestados cree que saben poco o muy poco.

Aún más preocupantes son las cifras respecto del grado de conocimiento sobre economía circular en los medios de comunicación, el 80,6% considera que es bajo o muy bajo (47,7 y 32,9%, respectivamente), y 87,9% opina esto en relación a los consumidores (45,4% bajo, 42,5% muy bajo).

Los investigadores hicieron hincapié en que los medios de comunicación son una caja de resonancia fundamental para que los conceptos lleguen a los distintos espacios y que la consulta permite vislumbrar que hay un trabajo importante que se debe seguir haciendo.

“Sobre todo en la actualidad, cuando cada vez más se escucha que los países quieren superar de la mejor forma la crisis causada por la pandemia y quieren apoyar una recuperación sostenible; la economía circular es un camino hacia la sostenibilidad. Sabemos que esto va a ser un trabajo en conjunto, donde debe estar la sociedad civil, política, la prensa y el sector privado. Solo si todos conocen el concepto y entienden cómo pueden hacer su parte, se podrá implementar la economía circular en la región”, concluyó Stopfer.